Gabriel Astengo

María Lucila Beltrán Ruiz nacida en Rosario, Sinaloa; 7 de marzo de 1932 y fallecida en Ciudad de México; 24 de marzo de 1996, fue mejor conocida como Lola Beltrán y más tarde Lola la Grande.. Además de cantante, fue también actriz, Lola Beltrán participó en numerosas películas del cine mexicano En su pueblo natal, Beltrán estudiaba comercio para ser secretaria junto a su primo Matias Beltran, además de participar en concursos musicales. Se mudó a la capital donde trabajó para la emisora de radio XEW. En esa estación de radio, fue descubierta por la gran cantante Matilde Sánchez, "La Torcacita", quién le permitió la entrada al show de Tata Nacho Así es mi tierra en el que "La Torcacita" era la estrella titular, donde recibió las alabanzas de la audiencia. Se casó con Alfredo Leal, torero y actor, con quien tuvo una hija, de nombre María Elena Leal. Después adoptaría a José Quintín. En 1954, Lola Beltrán entró al mundo del cine protagonizando la película El Tesoro de la Muerte. Tras participar en un buen número de películas, generalmente de corte musical, participó en la telenovela Mi Rival, junto a Saby Kamalich. En 1976 dirigió el programa de televisión Noches Tapatías, y en 1984, El Estudio de Lola Beltrán a través de Televisa. Lola Beltrán, Matilde Sánchez, "La Torcacita",Lucha Reyes, Amalia Mendoza, Maria de Lourdes y Lucha Villa son consideradas las máximas exponentes de la música ranchera. Lola forma parte del selecto grupo de las cantantes de música ranchera mexicana que son un mito, cada una en su tiempo, en su espacio, en su estilo, pero han sido ellas las que han formado el legado cultural de la música folklórica mexicana. Era tal su fama que llegó a cantar para grandes figuras de la política mundial, como SS.MM. Juan Carlos I de España y Sofía de Grecia; el entonces presidente de Francia, el general Charles de Gaulle; Josip Broz Tito, de Yugoslavia; Isabel II del Reino Unido; los presidentes mexicanos Adolfo Ruiz Cortines y Carlos Salinas de Gortari; y los presidentes de Estados Unidos Dwight D. Eisenhower, John F. Kennedy, Lyndon B. Johnson y Richard Nixon. Fue la primera cantante ranchera que cantó en el Palacio de Bellas Artes. También se presentó en la sala L'Olympia de París y en la sala Tchaikovsky de Moscú. Sus interpretaciones más famosas fueron, entre otras: "Grítenme piedras del campo", "Los laureles", "Huapango torero", "Cucurrucucú paloma", "Paloma negra", "Mi ciudad", "De cualquier modo" "Pelea de gallos", "La piedra", "Gracias" y "Alma de acero". A continuacion, voy a narrararles, una historica y simpatica anecdota de mi primo sinaloense el "Guero" Astengo, y su amistad con Lola Beltran: Gracias a don Carlos R. Hubbard tenemos noticias de "El Güero Astengo", poeta sinaloense, ejemplar rimador de verso luminoso, cuyo talento se difuminó, lamentablemente, en la leyenda y la bohemia, dos cosas que suelen confundirse. ¿Cómo era el güero Astengo? Era chaparrito, güerito, vestido con un saco enorme hecho para otro dueño; en las bolsas de ese saco acomodaba con gran habilidad una pequeña lata de salmón, chiles serranos, galletas saladas y toallas de papel. En la otra bolsa metía un abrelatas y unos palillos de dientes. Era todo un personaje. El güero Astengo pregonaba presuntuoso de su amistad con Lola Beltrán, y en donde se paraba, firmaba vales a nombre de la gran cantante. Se cansaron de fiarle los cantineros Sáinz en "La Sierra Mojada", Poncho de la Vega en "El Tambor", y Moncayo en "El París". "Ni conoces a Lola Beltrán", le dijeron al güero Astengo. "Tráiganme un teléfono y les voy a probar que sí la conozco y que es mi amiga", contesto el guerito. Los cantineros, tratando de cobrar lo adeudado por mi pariente y tambien para calmar su curiosidad, lo llevaron a una caseta de teléfonos y marcaron el número de Lola Beltrán, en la ciudad de México. Contestó Lola y le dijeron que el güero Astengo firmaba vales a su nombre que nunca pagaba. Lola Beltrán respondió: "A mi güerito del alma no me lo van a tratar mal. Denle lo que pida, y mándenme la cuenta". Sobra decir que le siguieron fiando, y lo que es más, nunca cobraron las voluminosas cuentas del güero Astengo, a la ya muy famosa Lola Beltrán. Gabriel Astengo. .

Lola BeltranLa Noche de Mi Mal